eldigitaldecanarias.net > Versión para Imprimir
El Observatorio Caleidoscópico
JOSé RAMóN CARRILLO RODRíGUEZ
Resulta realmente alarmante como al hablar de esta profunda crisis, donde se halla sumergida Canarias, se deje de lado el crecimiento demográfico que ha venido padeciendo este territorio en las ultimas décadas y las políticas llevadas a cabo por los responsables políticos para su control.

El reclamo de mano de obra hacia el exterior llevado a cabo por políticos y empresarios, para lanzarse a toda prisa hacia un crecimiento desproporcionado y mal planificado, ha tenido como consecuencia un incremento de la población desorbitado, multiplicándose la misma sin cesar hasta cotas realmente insostenibles.

Un territorio como el nuestro, monopolizado por el sector energético, sin desarrollar su industria ni la investigación, que ha abandonado su sector primario y casi todo se tiene que importar a através de las grandes multinacionales que campan a lo largo y ancho de nuestro frágil territorio, mas tarde o mas temprano tenia que desembocar en el lado de la balanza que ofrece un saldo negativo de el paro que sufre hoy día nuestra región Canaria.

El monocultivo del turismo ya hace mucho tiempo que ha tocado techo, por que los inteligentes políticos y empresarios prefirieron los grandes pelotazos urbanísticos, y no se adaptaron a la ley de oferta y demanda tanto nacionales como internacionales, donde todos los análisis apuntaban que era preciso parar y planificar con datos objetivos para poder alcanzar un verdadero desarrollo sostenible de cara al futuro inmediato.

El haber estado alimentando al monstruo de la construcción de un urbanismo salvaje consumista de territorio y recursos naturales, donde se ha degradado nuestro valor paisajístico a sabiendas de que así no podíamos llegar muy lejos, tiene por un lado unas responsabilidades políticas, pero también empresariales, pues se sabia a todas luces que todo ese desarrollismo tenia que acabar en algún momento, pero la voracidad por el dinero fácil, hizo que se mirara para otro lado y los aprovechados se lanzaron a por un desarrollismo destructor a sabiendas de que este acabaría con los resultados previstos cuando le llegar su fin, con la caída del sector de la construcción.

Después de esta hecatombe los responsables de este desaguisado proponen soluciones para el sector para tratar de paliar esta grave crisis, y solo se les ocurre mas de lo mismo, o sea seguir centrados en el cemento el bloque o el ladrillo y así quieren salir del paso proponiendo la reactivación de obras publicas, o sea mas carreteras, aeropuertos, puertos náuticos, colegios, hospitales, viviendas sociales etc, para así crear puestos de trabajo y bajar las cifras del paro.

Pero yo creo que el parado del sector de la construcción no es el único que necesita planes viables para su reactivación, creo que existen muchos otros sectores de nuestra sociedad que también necesitan soluciones, como por ejemplo el alto índice del sector servicios que ve su mano de obra cada vez mas minimizada de jóvenes canarios que no tienen formación académica ni profesional y que muy difícilmente se podrán integrar así en estas condiciones al mercado laboral, los licenciados universitarios que no encuentran salida a sus profesiones, los agricultores que tienen que abandonar la s tierras por que no pueden competir con el mercadeo de las multinacionales, y así un sinfín mas de capas sociales.

La particular crisis de Canarias es mucho mas grave que otras crisis de por ahí afuera, aunque el señor Rivero y sus consejeros nos la quieran vender como diferente y crearnos expectativas de futuro positivas, esa no es nuestra realidad, por que la realidad de Canarias es que por culpa de una gestión de unas políticas nefastas, por apostar por un desarrollismo alocado, nos estamos viendo inmersos en una problemática social muy pero que muy grave, pues Canarias no tiene espacio vital suficiente, ni recursos propios para poder ofrecer puestos de trabajo a una población envuelta en un crecimiento demográfico desproporcionado y sin planificación, porque por mucho que los políticos gobernantes de empeñen en acabar con el territorio y los recursos naturales, eso solo seria pan para hoy y hambre para mañana, y volveríamos a encontrarnos en el mismo punto de partida mas tarde o temprano.

En el pasado nuestra historia refleja que en situaciones de esta índole se ponía en marcha la emigración a otras latitudes, pero ahora tal como esta el panorama no creo que eso sea una alternativa, pero lo que ha sido un autentico disparate es que unas pequeñas islas se hayan convertido en receptora de tanta inmigración, cuando apenas podían dar respuesta a su población natural. Pero claro, había mucha prisa por llenar las cuentas corrientes y las prisas siempre han sido malas consejeras.

Mucho me temo que sin una meditación responsable y en profundidad, Canarias estará padeciendo los efectos de la mala gestión de sus gobernantes, durante un largo tiempo, mucho mayor que el que tardaran otras regiones en poder paliar esta crisis económica, por que en Canarias la crisis no esta siendo solo económica, sigue siendo y ha sido de personas honestas y valientes que pudieran haber hecho algo mas y mejor, que lo que han hecho esta pandilla de imprudentes, egoístas y chapuceros donde los haya.

[ Cerrar ventana ]